martes, 22 de enero de 2013

Peach Blossom, de Eels

Oscuridad, blues y pandereta. Eels ya calza medio siglo y le da por abrir la ventana y dejar que entre la luz, y el olor a melocotón (¿será una metáfora de las chicas vírgenes y pizpiretas?). Si es que, tira más una chica con el pelo corto y minivestido de flores que dos carretas. O como sea.



Por cierto, el bueno de Eels y sus barbudos acompañantes estarán el 27 de abril dando el cante en Barcelona; y el 28 en Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada